Vida social de los adolescentes cae en picada por el coronavirus

coronavirus, pandemia, adolescentes, vida social, crisis,
En estos momentos, la calidad de la relación de un adolescente con sus padres es más importante que nunca.

Casi el 50% de los adolescentes dijo que su salud mental es mucho peor o algo peor de lo que era antes de la pandemia. Más del 50% dijo que su vida social es peor o algo peor, y más del 72% dijo que el coronavirus ha creado una desventaja para su generación.

 

La adolescencia es la etapa entre la niñez y la vida adulta, por lo que suele ser un tanto complicada y confusa ya que el cuerpo tiene muchos cambios físicos y hormonales, lo que repercute directamente en las emociones y pensamientos de los jóvenes.

 

La paternidad de por sí no es nada fácil, y si a eso le sumamos el confinamiento al que hemos sido obligados debido a la pandemia, entonces se complica aún más.

 

Los padres de niños pequeños han tenido que reorganizar sus rutinas, ser maestros, entrenadores de educación física, comediantes y amigos. Pero ser padre de un adolescente en plena pandemia conlleva retos enormes.

 

Éste es un momento particularmente difícil para ser joven. “Las condiciones pandémicas se encuentran en corrientes cruzadas con el desarrollo adolescente normal”, dijo Lisa Damour, Ph.D, psicóloga clínica y autora de la columna Adolescence del New York Times.

 

“Las fuerzas más poderosas que impulsan el desarrollo de los estudiantes de secundaria y preparatoria son el aumento de la independencia con el tiempo, además de estar con los compañeros”, dijo el Dr. Damour, y el virus reduce ambas cosas.

 

Una encuesta realizada entre Mayo y Julio del 2020 por el Instituto de Estudios de la Familia y la Institución Wheatley a más de 1,500 adolescentes, encontró que “El porcentaje de adolescentes que estaban deprimidos o solos era en realidad más bajo que en 2018, y el porcentaje que estaban infelices o insatisfechos con la vida era solo un poco más alto".

 

Los autores del estudio explican que la razón de la mejora en el estado de ánimo fue que los adolescentes dormían más en cuarentena, y también que la mayoría, el 68%, dijo que se sentía más cerca de sus familias.

 

La inseguridad por tener las necesidades básicas cubiertas, como la comida y la vivienda, se asoció con la mayor diferencia en la depresión. “Entre los adolescentes a quienes les preocupaba que sus familias no tuvieran suficiente para comer, el 33% estaba deprimido, frente al 14% de los adolescentes que no estaban preocupados por tener suficiente comida”, según el estudio.

 

Esto también se realiza con estudios que rastrean la salud mental de los padres, ya que las mamás y los papás que están preocupados por satisfacer las necesidades básicas de sus hijos reportan los niveles más altos de estrés.

 

En estos momentos, la calidad de la relación de un adolescente con sus padres es más importante que nunca. La Dra. Damour dice que le preocupa un posible aumento de los trastornos alimenticios, porque cuando los niños tienen demasiado tiempo libre o se sienten fuera de control, pueden volverse más obsesivos.

 

Además, si solo interactúan con sus compañeros en las redes sociales, eso "puede alterar el sentido de cómo se ven realmente las personas". Algunos datos de la encuesta de WellBeings la respaldan: casi el 50 por ciento de los adolescentes dijeron que el peso, el estado físico, la salud general o la imagen corporal tienen un efecto negativo en su salud mental.

 

¿QUÉ PUEDES HACER COMO PADRE O MADRE SI TUS HIJOS ADOLESCENTES ESTÁN PELEANDO POR SOCIALIZAR?

Según la Dra. Damour no todos los niños son como nuestro yo adolescente idiota, que quería desesperadamente pasar su tiempo en sótanos húmedos y sin supervisión con poca ventilación; de hecho, muchos adolescentes se toman el virus increíblemente en serio y son más reacios al riesgo que sus padres corren.

 

También mencionó que estos son los peores tipos de peleas que se pueden tener, no hay una respuesta definitivamente correcta, y recomendó que los padres y los adolescentes intenten hacer algún juego de roles para verlo desde la perspectiva de la otra persona, incluso si se siente un poco cursi.

 

Dile a tu hijo adolescente: “Déjame ponerme en tus zapatos y verlo desde tu perspectiva” y trata realmente de entender su punto de vista. Incluso deberías detenerte y preguntarte:

 

¿Qué me estoy perdiendo? ¿Qué no obtengo aquí? Y luego, permite que tu hijo adolescente haga lo mismo contigo. No es una solución, pero a menudo traza el camino hacia una solución, porque los padres y los niños pueden quedarse atascados en sus propias perspectivas sobre la pandemia, y este ejercicio puede hacer que al menos se despeguen un poco.

 

Con información de Excélsior.


 

Tags: crisis,, adolescentes,, vida social,

 Imprimir  Correo electrónico

Claim betting bonus with GBETTING

Bolsa de Trabajo

 

Personajes

Denuncia Anónima